Buscar

LA IMPORTANCIA DE LA TOALLA FACIAL



La toalla con la que te secas la cara es más importante de lo que pensas.


Con frecuencia buscamos soluciones para lucir un rostro hermoso y libre de imperfecciones, ya sea con cremas, mascarillas, remedios caseros o tratamientos que se venden en el mercado, sin embargo, dejamos de lado un aspecto muy importante, la correcta limpieza.

Puede que hayas incluido dentro de tu rutina de belleza la costumbre de lavarte la cara mañana y noche para que esté libre de gérmenes, pero cuando terminas la secas con la misma toalla con la que te secas las manos o el cuerpo; queda igual de sucia.

Y es que aunque parezca algo exagerado o sin importancia alguna, este es un proceso muy importante para la salud cutánea, pues las bacterias y residuos que se acumulan en las toallas pueden terminar convirtiéndose en una alergia, brote o acné indeseado.

Dejar que la piel se exponga al aire mojada acelera la deshidratación. Más aún en pieles reactivas, ya que la exposición prolongada al agua las sensibiliza”.

Las toallas de uso diario, por muy exquisitos que seamos con el aseo, acumulan suciedad: células de piel muerta, ácaros y otros agentes patógenos. Entre las características propias de este tipo de tejido – más grueso, con más dificultad para secar – y la humedad y calidez propias del cuarto de baño, se crea el hábitat perfecto para la proliferación de todo tipo de microbios. No voy a decir que haya que evitarlas, pero sí cambiarlas a menudo para evitar posibles infecciones”


¿CUÁL ES LA FORMA CORRECTA DE SECARSE EL ROSTRO?

Lo ideal es una toalla facial BANÚ de fibras de bambú de material suave para uso exclusivo. Recuerda no utilizarla para el resto de las partes de tu cuerpo y de cualquier factor del ambiente que pueda contaminarla.


Es importante que la laves constantemente, por lo menos 1 ó 2 veces a la semana, para que esté libre de todo tipo de bacterias y suciedad.


12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo